Cirugía de la Nariz

La nariz   hace parte de nuestro sistema respiratorio, por ende, el tratamiento de las alergias, fracturas, obstrucciones y correcciones estéticas, solo deben ser tratadas por un Otorrinolaringólogo, especialista indicado para el manejo funcional y estético de la misma.

La cirugía de nariz es un procedimiento que tiene dos objetivos muy importantes: el primero y el más relevante es el de mejorar los problemas funcionales (obstrucción) y el segundo es mejorar o modificar el aspecto estético.

Podemos realizar cirugías netamente funcionales de nariz, netamente estéticas o las combinación de ambas, siendo esta última opción, la  más importante cuando hacemos cambios estéticos nasales cuidando o mejorando la función respiratoria nasal.

La cirugía de nariz la realizamos bajo anestesia general endovenosa o con anestesia local bajo sedación controlada por anestesiólogo. La duración en promedio es de dos horas y luego de hora y media de recuperación el paciente se puede ir a casa.

El Dr. Múnera por lo general no realiza taponamientos nasales, el paciente es medicado con antibióticos y analgésicos y es controlado de seis a ocho días en consulta.

 

Cirugía Funcional de la Nariz (Septoplastia)

Cirugía en la cual el objetivo es mejorar la función respiratoria, por lo general se corrigen desviaciones del septum nasal (septoplastia)  y se remodelan los cornetes (turbinoplastia) si es necesario.

Esta cirugía no altera por lo general la parte estética de la nariz.

 

Cirugía Estética de la Nariz (Rinoplastia)

La rinoplastia es considerada como la operación más difícil en cirugía cosmética facial, plástica y reconstructiva. Se requiere precisión,  planificación y  experiencia.

El procedimiento en sí requiere de un conjunto de habilidades diferentes de la mayoría de los otros procedimientos quirúrgicos estéticos. La rinoplastia requiere del dominio de la anatomía nasal,  las técnicas quirúrgicas especializadas únicas para la cirugía nasal, así como la experiencia y el juicio necesario para obtener resultados consistentes.

El procedimiento también es complejo porque requiere una serie de técnicas de rinoplastia para tratar cada caso pues cada nariz es única en cada paciente. Esta variación entre los pacientes requiere de un cirujano que sea capaz de realizar un análisis completo nasal y facial con el fin de identificar cada una de las alteraciones funcionales y deformidades estéticas.

El cirujano también debe ser altamente competente en un número de técnicas quirúrgicas correctivas incluyendo rinoplastia abierta y cerrada  y ser capaz de ejecutar las mejores técnicas para cada circunstancia con el fin de obtener excelentes resultados quirúrgicos, estéticos y funcionales.

 

Rinoplastia Primaria

Se refiere a un tipo de procedimiento quirúrgico que se realiza en la nariz que no ha sido operada antes. La rinoplastia, es una cirugía muy común en la que se pueden mejorar significativamente los rasgos  naso-faciales y el auto-estima. También puede ayudar a corregir los defectos estructurales que causan problemas respiratorios.

En el 90 % de los casos, el Dr Múnera realiza una técnica cerrada (sin incisiones en piel) por medio de la cual aborda los cartílagos de la punta y los modifica para corregir puntas nasales bulbosas o finas, muy proyectadas o “chatas” y también se accede al dorso nasal para corregir sus anomalías: gibas nasales o también dorsos muy bajos, dorsos estrechos o muy anchos, irregularidades genéticas  o fracturas nasales previas.

Cuando existen deformidades severas  en la anatomía de los cartílagos de la punta nasal o en casos de laterorrinias severas “nariz torcida” , el especialista hace un abordaje abierto en la rinoplastia , con incisión en la piel de la columnela, en forma de “v” invertida, la cual se vuelve imperceptible. Con este abordaje elevamos la piel nasal para un mejor manejo de la estructuras a tratar.

 

Rinoplastia Secundaria

Es un procedimiento que corrige los problemas asociados con una rinoplastia anterior. Algunos problemas se resuelven fácilmente, algunos son más difíciles, pero la rinoplastia secundaria es generalmente más difícil que la rinoplastia primaria.

La rinoplastia practicada por “segunda vez” no es de ninguna manera el equivalente a “un retoque” por cuanto requiere de una exploración exhaustiva.

La rinoplastia secundaria es potencialmente un reto para el cirujano debido a que el tejido original ya ha sido alterado y, potencialmente  requiere la reconstrucción  de la estructura nasal para alcanzar unos buenos resultados. Además,  en la cirugía de rinoplastia original se ha creado tejido cicatrizal. El tejido cicatrizal hace que la separación y el reposicionamiento de la piel, los cartílagos y los huesos  sea técnicamente más difícil.

La rinoplastia secundaria realizada por un cirujano experto en cirugía  nasal y con el empleo de técnicas quirúrgicas meticulosas y precisas a menudo puede dar como resultado una mejora importante y dramática en la apariencia nasal y en la función respiratoria.

Como experto en cirugía de rinoplastia, el otorrinolaringólogo es capaz de evaluar cada caso de rinoplastia de revisión y determinar la causa anatómica que contribuye a los resultados subóptimos estéticos y funcionales que resultan de la rinoplastia original. Entender estas complejidades viene de una carrera centrada en la función nasal y el conocimiento anatómico  de las estructuras. El Dr. Múnera  ha desarrollado un agudo sentido del juicio y la habilidad técnica de más de 3.000 procedimientos de rinoplastia que ha realizado.

 

Los objetivos quirúrgicos  de la rinoplastia secundaria es crear una nariz que funciona correctamente, que parezca  natural, y que esté en armonía con sus rasgos faciales.

Pueden ser factores limitantes, la textura y el grosor de la piel, las proporciones y contornos faciales y la cantidad de tejido de la cicatriz de la cirugía anterior, esto jugará un papel importante en la determinación de lo que el especialista puede lograr.

El Dr. Múnera , tiene la experiencia necesaria y las habilidades quirúrgicas requeridas para abordar y discutir todas las opciones disponibles en función de la situación individual de cada paciente.